Recetas refrescante para comer en verano

Por supuesto, la alimentación es una cosa muy importante a tener en cuenta en la época veraniega. El calor en general no es un buen aliado del aumento del apetito, y eso ya nos debería dar una idea de que es porque realmente necesitamos menos calorías para realizar actividades en el verano. Aún así, por supuesto, necesitamos alimentarnos y, sobre todo, mantenernos hidratados, así que hacer ayunos autoimpuestos o dietas lights tampoco es muy recomendable que se diga.

Seguro que mucho tenéis vuestra propia lista de recetas ligeras y refrescante para el verano, pero si echáis un ojo a éstas que os voy a proponer, quizá os puedan gustar o darle un cambio divertido a vuestra dieta:

  • Tarta helada de fresas sin hornear: Puede ser un postre perfecto, pero también una merienda tardía o una cena temprana si lo deseas. Con capas hecha de barquillo, entre las que se introduce un relleno de nata montada y fresas loncheadas, es fácil, económico y sobre todo delicioso y apetecible.
  • Sangría con uvas congeladas: Esta bebida es bastante conocida en España y Portugal para consumir en el verano, pero es mucho más rica si añades al vaso en el que la sirves cubitos de hielo acompañados de uvas, previamente cortadas y congeladas.
  • Paletas de mango: Es muy sencillo hacerte un refrescante helado en forma de polo, con sólo tres ingredientes: mango, yogur griego y almíbar.
  • Espaguetis con carbonara de gambas: La pasta siempre es un buen alimento en un día caluroso: ligera, fácil de hacer y siempre sabrosa. Esta receta de carbonara se realiza sustituyendo el bacon por gambas, ya que el marisco es un producto más fácil de digerir y que resulta también delicioso.
  • Limonada de moras: Añade a tu bebida de limón algunas moras, que equilibran su saber con su dulzor, y que resulta deliciosa si además la sirves con hielo picado.
  • Gambas al ajillo: Es fácil de hacer y no resulta demasiado caro en comparación al placer de comerte esta receta tan sabrosa y ligera; eso sí, no te pases con el ajo, ni tampoco con el aceite de oliva, si no quieres tener una digestión algo accidentada.
  • Yogur de melocotón helado: Los melocotones son fruta de temporada, y sólo tienes que trocearlos y añadirlos a un yogur griego natural, o de sabores, si lo prefieres; después mételo en el congelador unas horas y disfrútalo.
  • Brochetas de pollo con limón y romero:Haz una mezcla con zumo de limón aromatizado de romero e impregna la brocheta de pollo con ella antes de ponerla en la parrilla; sólo su olor ya te hará la boca agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *